A contaminar, a contaminar

El suicidio ambiental

Anuncios

En la década de 1960 Daniel Viglietti cantaba A desalambrar [1], un alegato por la reforma agraria, piedra fundamental de los partidos de izquierda de aquella época. La sustitución del latifundio de escasa productividad y pocos dueños por un esquema productivo más eficiente permitiría una mayor creación de riqueza, una mejor distribución, una sociedad sin pobreza, más igualitaria y justa.

Medio siglo después, latifundio y reforma agraria suenan como arcaísmos, los partidos de izquierda se llaman progresistas, no se ha quitado ningún alambrado, la producción agrícola es intensiva, manejada por empresas multinacionales, la concentración de la riqueza es mayor, la pobreza se multiplica en relación 5 a 2 siguiendo una natalidad definitoria: quienes nacen pobres, siguen pobres. Los gobiernos, llámense progresistas, conservadores, liberales o como se quiera, firman acuerdos, conceden exenciones impositivas, pagan la infraestructura, comprometen la explotación de los recursos por décadas, ignorando obstinadamente el daño ambiental producido por el uso indiscriminado de fertilizantes y herbicidas.

La Laguna del Cisne se encuentra al norte del balneario Salinas, en el departamento de Canelones. Es la fuente de agua potable para 170.000 personas en la Costa de Oro. En las proximidades de la laguna hay grandes plantaciones de soja transgénica. El herbicida empleado es el glifosato, producto estrella de la multinacional agroquímica Monsanto. Desde 2013 los vecinos vienen denunciando diversos efectos nocivos para la salud atribuibles al uso excesivo e indiscriminado del herbicida, además de la alteración ecológica de la laguna con muerte de peces, anfibios, aves y vegetación [2] [3]. En 2015 la Intendencia de Canelones prohibió el uso de agrotóxicos en Laguna del Cisne [4]. Los productores no respetan la prohibición municipal. La senadora Carol Aviaga junto a vecinos de la zona han denunciado estos delitos ambientales a la Intendencia de Canelones, la Fiscalía de Salinas, la seccional policial [5] [6]. Los resultados han sido escasos. No existe delito ambiental y territorial, no es fácil sancionar a los infractores. Entre 2008 y 2015 la importación de glifosato aumentó un 300% [5].

El río Santa Lucía, fuente de agua potable para la ciudad de Montevideo, luego de muchas idas y venidas, fue finalmente reconocido como contaminado en “estado crítico” [7]. Es la fuente de agua potable más importante del país. Los titubeos de las autoridades gubernamentales, la contradicción entre las declaraciones oficiales y la evidencia, han llevado a la gente a la desconfianza, al descreimiento, a la duda: al agua de la canilla, ¿la puedo tomar o no? [8].

El fiscal Enrique Viana presentó varios recursos y denuncias por delitos ambientales. En particular, contra la Ley de Minería de gran porte, por ser una ley “dictada en favor de los intereses lucrativos privados de una empresa determinada”. Este fiscal fue trasladado por presunta “falta de idoneidad” [9]. Hoy la megaminería está suspendida, no por su riesgo ambiental sino porque bajó el precio del mineral de hierro y ya no es rentable. En la visión del fiscal Viana, en Uruguay no hay voluntad para fiscalizar ni penalizar delitos ambientales: el país se ha asociado con la contaminación a través de los contratos firmados con empresas multinacionales, tales como las productoras de pasta de celulosa o la agroquímica Monsanto, fabricante del glifosato usado para la soja transgénica [10] [11].

Días pasados la Unión Europea rechazó otorgar a Monsanto la licencia para usar glifosato [12]. La resolución contó con el respaldo de un petitorio avalado por más de dos millones de firmas [13]. El glifosato está cuestionado como posible cancerígeno, pero en Uruguay se lo usa extensa e intensamente. Gran parte del daño proviene por el uso excesivo, el descuido, la negligencia [4]. El uso desmedido de fertilizantes termina llegando a los cursos de agua, donde favorece la proliferación de cianobacterias, entre las cuales hay varias especies tóxicas; es ese verde lechoso visible en la superficie de muchos cursos de agua.

Lago artificial de Rincón del Bonete
Lago artificial de Rincón del Bonete, diciembre 19, 2010.

Aunque la Suprema Corte de Justicia no acepte las denuncias del fiscal Viana, la opacidad de los contratos entre el Estado y algunas multinacionales dan fundamento a sus apreciaciones. El movimiento Uruguay Libre ha tenido que recurrir reiteradamente a demandas judiciales para hacer públicas las cláusulas de los contratos entre ANCAP, la empresa estatal de combustibles, y multinacionales del petróleo como Schuepbach Energy (USA) y Total (Francia) [14]. El alegato de “confidencialidad” por parte de una empresa estatal monopólica solo aumenta las sospechas: una empresa monopólica no tiene competidores, ¿de quiénes se tiene que proteger? ¿Acaso de los ciudadanos? Ellos son los propietarios últimos de los recursos del país, ante quienes la empresa estatal debe rendir cuentas. Se conceden permisos de explotación por décadas, con tecnologías potencialmente dañinas, exenciones impositivas, desgaste de infraestructura, pero a sus propietarios no se les permite conocer los términos de los contratos. Aún sin pensar en corrupción, aún asumiendo las mejores intenciones, este autoritarismo alcanza ya niveles mesiánicos.

Hace medio siglo, Viglietti cantaba A desalambrar. Acaso hoy algún trovador joven, lleno de esperanza, debiera cantarnos A descontaminar. No solo los cursos de agua.

Referencias

[0] Imagen destacada: diario El País, Uruguay. Nueve empresas omisas en cuenca del Santa Lucía. Marzo 11, 2016.

[1] Perrerac. Daniel Viglietti: Canciones para mi América (1968).

[2] María Isabel Cárcamo. Agrotóxicos contaminan Laguna del Cisne. Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina, RAP-AL Uruguay, Febrero 2013.

[3] Radio Espectador. Vecinos de Laguna del Cisne denuncian que son fumigados en forma periódica con agrotóxicos.  Enero 25, 2016

[4] Radio Uruguay. Prohíben uso de agroquímicos en la zona de la Laguna del Cisne. Julio 7, 2015.

[5] Radio Uruguay. Quienes promovieron la Ley de Ordenamiento Territorial no la defienden, dijo Aviaga. Enero 18, 2016.

[6] Radio Uruguay. Aviaga pide endurecer contralor por contaminación en Laguna del Cisne. Enero 12, 2016.

[7] El País, Uruguay. Santa Lucía en estado “crítico”. Enero 12, 2016.

[8] Radio Uruguay. “El Estado debe proveer y generar confianza sobre el agua potable”, según especialista. Entrevista a Javier Taks, docente de Facultad de Humanidades y coordinador de la Cátedra Unesco de Agua y Cultura. Marzo 11, 2016.

[9] UyPress. El fiscal Enrique Viana fue trasladado ante una presunta falta de “idoneidad”. Octubre 22, 2015.

[10] Radio Uruguay. Viana: “en Uruguay no hay voluntad para fiscalizar ni penalizar los delitos ambientales”. Enero 13, 2016.

[11] Sudestada. Fiscal Viana: “Soy un mal ejemplo y me quieren eliminar”.  El fiscal Enrique Viana denuncia una confabulación del gobierno y el fiscal de Corte, y arremete contra fiscales “subordinados” y el Poder Judicial “alineado” con multinacionales. Junio 17, 2014.

[12] The Guardian. Recall of Monsanto’s Roundup likely as EU refuses limited use of glyphosate. Junio 6, 2016.

[13] Avaaz. Glifosato — ¡vaya golazo! Junio 6, 2016.

[14] la diaria. Movimiento Uruguay Libre presentará demanda ante la Justicia para acceder al contrato de ANCAP con la petrolera Total. Junio 8, 2016.

 

Autor: Planeta Uruguay

Anécdotas, análisis y ensayo sobre la idiosincrasia uruguaya.

4 comentarios en “A contaminar, a contaminar”

  1. El planteo es por cierto bien atendible y un “sacudón” para que seamos más reflexivos a propósito de las maravillas que nos promete el fenómeno de la “Inversion” y de los inversores… De todos modos vale también señalar que las canciones suelen consagrar conceptos equivocados… Y la que Viglietti popularizó viene bien a cuento ya que, por marcar el rechazo a la concentración de la riqueza, propone el despropósito de “desalambrar”… Es justo lo que han hecho con la agricultura de gran porte, además de erosionar el suelo y contaminar los cursos de agua… Más que desalambrar, hay que alambrar más para generar áreas más pequeñas y más fácilmente manejables, al menos cuando de cuidar el suelo y el tapiz se trata… Y el buen manejo es casi “sine cuanon” (¿?) para el mejor producir, y para que sea sustentable en el tiempo.. Producir mucho en el corto plazo para luego padecer largamente, no me cierra… Dónde estará el punto de equilibrio entre la productividad y la sustentabilidad medio ambiental…?? Y dónde el de la rentabilidad con los riesgos asumidos para un período razonable de tiempo…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s